Tipos de fosas sépticas

En el mercado existen una gran cantidad de fosas sépticas. Estas se diferencian entre sí en función de los materiales, así como también del tipo de residuos que recogen, es decir, según la función que ofrecen —que, por cierto, pueden variar de manera considerable entre sí— y de otros parámetros, como el número de compartimentos. En este artículo nos centramos en explicarte cuáles son los diferentes tipos de fosas sépticas que hay y para qué sirve cada una de ellas. ¡Sigue leyendo para averiguar cuál es la fosa séptica que necesitas!

Qué es una fosa séptica

Las fosas sépticas tienen una función muy importante en la recogida y tratamiento de las aguas residuales domésticas en edificios y viviendas unifamiliares alejadas de los núcleos urbanos donde no existe una red de alcantarillado. Se trata de sistemas seguros de almacenaje y posterior eliminación de residuos que propician un proceso de decantación y sedimentación mediante la eliminación de los sólidos presentes en las aguas evitando de esta forma la contaminación de los suelos o fuentes de agua dulce; así como también a través de la acción de las bacterias que transforman la materia orgánica (por supuesto, dependiendo de la fosa séptica el porcentaje de depuración puede variar). Las fosas sépticas son cámaras que se construyen o se instalan en el subsuelo, generalmente, y pueden estar fabricadas de varios materiales. Las mismas permiten transformar las aguas residuales en compuestos minerales inodoros inofensivos para las personas y el medio ambiente.

Tipos de fosas sépticas

Como decíamos en la introducción los tipos de fosas sépticas pueden variar de manera considerable en función de los parámetros que se tengan en cuenta. En este artículo hemos realizado varias clasificaciones según los aspectos más característicos de estas cámaras especializadas en el tratamiento de las aguas residuales.

Diferentes tipos de fosas sépticas según el material de construcción

Una primera clasificación para distinguir los tipos de fosas sépticas es según los materiales. En este caso nos podemos encontrar con los siguientes modelos:

  • Fosas sépticas de obra: La más popular es la fosa séptica de hormigón, aunque también podemos encontrarnos con fosas sépticas de ladrillo. Hasta la fecha han sido uno de los modelos más utilizados, aunque están siendo sustituidos por otras con materiales más modernos. Su construcción se realiza cavando en la tierra según la capacidad de la fosa y después revistiendo el hormigón o las paredes de ladrillo, para evitar las fugas.
  • Fosas sépticas de acero: Son otras de las fosas sépticas que actualmente están quedando en desuso. El problema de estas fosas sépticas es que tienen una vida útil más corta (de unos 25 años, aproximadamente) en comparación con las que están fabricadas con otros materiales, por lo que están siendo sustituidas. Además, requieren un mayor mantenimiento.
  • Fosas sépticas de polietileno: Se trata de un material altamente resistente y duradero que hace que las fosas sépticas prefabricadas con él resistan estupendamente los impactos y sean perfectas para zonas con corrientes de tierra o para superficies, incluso en áreas con peligro de desprendimientos —como es el caso de las zonas montañosas—. El polietileno utilizado en este caso es de alta densidad.
  • Fosas sépticas de fibra de vidrio: Son fosas sépticas muy livianas que facilitan el transporte y su instalación en zonas de difícil acceso, ideales para zonas rurales apartadas.

Diferentes tipos de fosas sépticas según la forma en la que se trata el agua residual

Es otra de las clasificaciones de los tipos de fosas sépticas más destacadas, ya que de ello depende su funcionamiento. Estas son:

  • Fosas sépticas de oxidación total: Son las más completas que hay. Estas últimas están diseñadas para llevar a cabo un tratamiento integral de las aguas separando los sólidos de los líquidos, por un lado, descomponiendo los sólidos, por otro, y depurando el agua. En ellas el recurso hídrico pasa por las siguientes etapas: aireación, tratamiento biológico y recirculación de fangos. Además, el mantenimiento para el usuario es muy reducido. Las mismas son capaces de depurar hasta un 90% de las aguas residuales y solo requieren de un vaciado anual de una parte de los fangos acumulados en ellas.
  • Fosas sépticas de filtro biológico: Estas fosas sépticas hacen pasar el agua residual a través de un filtro biológico de alto rendimiento antes de su vertido al medio receptor donde es acumulada. Las mismas requieren del mantenimiento periódico de una empresa especializada y son capaces de eliminar hasta el 80% de los residuos presentes en el agua.
  • Fosas sépticas de acumulación: Este tipo de fosas sépticas acumula los residuos, ahora bien, no llega a tratarlos como tal. Cuenta con una zona de sedimentación primaria en la cual se reducen los residuos hasta un 35%, aproximadamente. Son más económicas, pero precisan de un mantenimiento periódico mediante el servicio de una empresa especializada en el vaciado y limpieza de fosas sépticas.

Diferentes tipos de fosas sépticas según el número de compartimentos

Si nos basamos en el número de compartimentos, entonces podemos hacer una tercera y última clasificación de los tipos de fosas sépticas que existen. En este caso, nos encontramos con las siguientes:

  • Fosas sépticas de un compartimento: Son las más sencillas. Únicamente disponen de un compartimento, aunque para mejorar su eficiencia pueden llevar instalados unos filtros especiales en las zonas de salida del agua.
  • Fosas sépticas de dos compartimentos: El proceso es más complejo y más eficiente. En este caso el agua clarificada (tras la sedimentación) pasa de un compartimento a otro a través de un agujero situado entre las capas flotantes y los lodos. Después, cuando llega a este segundo compartimento se separan nuevamente las materias flotantes y los sedimentos proporcionando un agua más limpia y mejor tratada.

Diferencia entre fosa séptica y depuradora de agua residual doméstica

Al hablar de la diferencia entre fosa séptica y depuradora de agua residual doméstica hay que tener en cuenta los diferentes tipos de fosas sépticas que hay —como hemos explicado hasta ahora—. En realidad, una depuradora de agua residual doméstica es muy similar a una fosa séptica de oxidación total, con la diferencia de que la primera no necesita del servicio de una empresa especializada o de un camión cisterna que acuda a recoger los lodos. Además, en las depuradoras de aguas residuales domésticas, como es el caso de las depuradoras MSB, el agua drenada (en el segundo de los compartimentos de los que hablábamos en el punto anterior) es devuelta al espacio de sedimentación y lodos mediante una tubería de drenaje, en lugar de al canal de drenaje. Es decir, el agua circula en funcionamiento limitado —es un proceso más rentable, menos complejo y requiere un menor mantenimiento—. Por otro lado, las depuradoras de agua residual doméstica permiten extraer el agua para el riego por parte de los usuarios, así como las bolsas con lodos sólidos para su eliminación.

Compartir publicación

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Contacta con nosotros

Entradas populares

Categorias

Publicaciones relacionadas

Tipos de fosas séptica

Tipos de fosas sépticas En el mercado existen una gran cantidad de fosas sépticas. Estas se diferencian entre sí en función de los materiales, así

Llamar Ahora