Biogás y biometano, una alternativa verde y más barata al gas ruso

Rusia es el principal proveedor de hidrocarburos y en particular de gas natural a los países de la Unión Europea (UE). De hecho, la invasión a Ucrania ha puesto al descubierto, una vez más, la alta dependencia europea hacia las importaciones de gas provenientes de Rusia. Más del 40 % del abastecimiento de gas a la población de la Unión, se le compra al gigante ruso.

Solo en el 2021, la Unión Europea importó unos 380 millones de metros cúbicos diarios de gas natural ruso. Esto equivale a casi 140.000 millones de metros cúbicos al año, explicó la Agencia Internacional de la Energía (IEA por sus siglas en inglés). Pero no solo eso, Europa también importa gas natural licuado (GNL) proveniente de Rusia, por lo tanto, la cifra asciende a 155.000 millones de dólares.

Por consiguiente, tras el estallido en Ucrania, para nadie es un secreto de que el precio del combustible ha alcanzado máximos históricos. Mientras que las facturas de la energía asfixian la economía de los hogares y empresas.

Alternativas para frenar la dependencia hacia el gas ruso: biogás y biometano

Los países europeos dependientes del suministro de gas ruso establecen alternativas para, en el menor tiempo posible, reducir los niveles de energía provenientes del gigante.

Una de las primeras medidas que se han puesto sobre la mesa es diversificar el suministro de gas y aprovechar la expiración de los contratos a largo plazo con Rusia.

Además, acelerar el despliegue de nuevos proyectos eólicos y solares también reduciría la necesidad de gas ruso y las facturas de los consumidores.

Por otra parte, se recoge que sustituir una fracción de los suministros de gas procedente de Rusia por fuentes alternativas, tales como el biogás y el biometano, sería fundamental para contribuir, a largo plazo, a acabar con la dependencia del gas ruso.

“Además, al igual que ocurre en el caso del hidrógeno verde, se espera que ambos desempeñen un papel fundamental para poder cumplir los objetivos de reducción de emisiones de CO2 de la UE para 2050, especialmente en aquellos sectores en los que la electrificación no resulta viable”, aseguran desde la Agencia Internacional de la Energía.

Qué es el biogás y como se obtiene

El biogás es una mezcla de metano (CH4), CO2 y pequeñas cantidades de otros gases, en proporciones variables, que se genera durante la digestión anaerobia de la materia orgánica. Es decir, durante la descomposición biológica de la materia en un entorno sin oxígeno.

El biogás se obtiene, fundamentalmente, de:

  • Los residuos ganaderos y agroindustriales.
  • Los lodos de estaciones depuradoras de aguas residuales urbanas (EDAR).
  • La fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos (RSU).

En cuanto a la producción de biogás, esta tiene lugar en:

  • Biodigestores. Los biodigestores son tanques herméticos en los que la materia orgánica diluida en agua es descompuesta por microorganismos.
  • Sistemas de recuperación de gas de vertederos, que capturan el biogás generado por los residuos mediante sistemas de tuberías, pozos de extracción y compresores.
  • EDAR equipadas con sistemas de recuperación de materia orgánica y nutrientes (nitrógeno y fósforo) presentes en los lodos, cuyo tratamiento posterior en tanques biodigestores permite obtener biogás.

Qué es el biometano y como se obtiene

Desde el informe especial de la Agencia Internacional de la Energía, explican que a partir de ese biogás inicial se puede obtener biometano. Un combustible más puro prácticamente indistinguible del gas natural, que es posible inyectarlo en la actual infraestructura gasista y resulta compatible con los vehículos propulsados por gas natural.

Según el informe de la IEA, la obtención del biometano consiste en someter al biogás a una serie de etapas de purificación y enriquecimiento, eliminando aquellos componentes minoritarios presentes en la mezcla y separándolo del COmediante un proceso denominado upgrading.

Además de sus aplicaciones domésticas y de movilidad, agregan que el biometano es capaz de proporcionar calor y energía eléctrica para prácticamente todo tipo de usos industriales, algo que le confiere un importante potencial en la descarbonización de las industrias. Por consiguiente, el biometano reúne las ventajas propias del gas natural. Tales como el almacenamiento, la flexibilidad y su poder calorífico, pero sin las emisiones netas de carbono originadas en su combustión.

Vías de producción de biogás y biometano Foto: Agencia Internacional de la Energía 

Ventajas de aprovechar los residuos orgánicos para la generación de biogás y biometano

Se puede utilizar una amplia gama de diferentes materias primas para producir biogás y biometano. Por ejemplo:

  • Los residuos de cultivos. Ya sea residuos de la cosecha de trigo, maíz, arroz, así como otros cereales secundarios, caña de azúcar, soja y otras semillas oleaginosas.
  • El estiércol animal. Procedente del ganado, incluidos el ganado bovino, porcino, aves de corral y oveja.
  • Fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos (RSU o MsW por sus siglas en inglés). Que incluye alimentos y residuos verdes, así como algunos residuos industriales de la industria alimentaria.
  • El lodo de las aguas residuales.

Una vez más, las aguas residuales constituyen un elemento clave en la economía. Una vez tratadas, las aguas residuales no solo pueden utilizarse para reemplazar el agua dulce para riego, en procesos industriales y con fines recreativos. Sino que también pueden usarse para mantener el flujo ambiental, y obtener productos derivados de su tratamiento para generar energía y nutrientes”, afirma Jennifer Sara, directora de la Práctica Global de Agua del Banco Mundial.

Por otra parte, tal como podemos leer en el informe especial de la IEA, la gestión de residuos para obtener biogás o biometano contribuye a mejorar la eficiencia general de los recursos, constituyendo un ejemplo paradigmático de economía circular y, en algunos casos, de interacción simbiótica entre la industria (consumidora) y los sectores agrícola y ganadero (productores).

Además, cuando sustituyen al gas natural transportado o importado a grandes distancias, el biogás y el biometano también aportan beneficios en materia de seguridad energética, así como oportunidades de empleo, especialmente en zonas rurales.

Depuradoras MSB para el aprovechamiento de las aguas residuales domésticas

En Depuradoras MSB somos conscientes del potencial de las aguas residuales y de la necesidad de alargar su ciclo de vida, incluso desde el hogar.

Por esa razón, queremos ayudarte a reutilizar el agua que empleas en tu hogar y brindarte protección frente a multas y sanciones administrativas por violar la normativa europea y española en materia de vertido de aguas residuales.  

Si deseas saber cómo podemos ayudarte, ponte en contacto con nosotros. Te brindaremos asesoría gratuita y conocerás las diferentes alternativas disponibles para el mejor tratamiento y reutilización de las aguas residuales generadas en tu hogar.

Compartir publicación

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Contacta con nosotros

Entradas populares

Categorias

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Llamar Ahora